GRANDES MUJERES...



***
"El verdadero Samurai sólamente tiene un juez de su honor y es el mismo.
Las decisiones que tomes y la manera de llevarlas a cabo, son un reflejo de quién eres realmente.
No puedes ocultarte de tí mismo."
***
El Código del Guerrero.
***

Tomoe Gozen ***
***
Se estima que nació en torno al año 1157 y, como todas las mujeres de familias samurai, fué introducida en el arte de la naginata (especie de lanza de madera con una hoja metálica acoplada)
Esto era necesario ya que las mujeres eran las responsables de la defensa de las haciendas cuando los hombres no estaban.
A esta gran mujer le tocó vivir una época de enfrentamiento entre clanes japoneses, en concreto entre el Clan Taira y el Clan Minamoto. Durante estas luchas, Tomoe demostró ser una consumada guerrera...
Allí donde aparecía con su armadura, su naginata y su corcel, se alcanzaba la victoria. En el Cantar de Heike, un poema épico del siglo XIII, clásico en la literatura japonesa, Tomoe es descrita así:

***
"Tomoe era especialmente bella, con piel blanca, largos cabellos y formas encantadoras. Era una excelente arquera y como espadachín valía por mil soldados, siempre lista para confrontar a un demonio o a un Dios, a caballo o a pie. Dominaba enormes caballos con una habilidad increíble, cabalgando cuesta abajo por escarpadas pendientes. Siempre que había una batalla inminente, Yoshinaka la enviaba como su primer capitán, vistiendo una fuerte armadura, portando una larga espada y un robusto arco. Ella tuvo más actos de valor y coraje que cualquiera de sus otros guerreros."
***
Finalmenta la victoria del clan Minamoto fué total, pero su líder, el primo de Yoshinaka comenzó a desconfiar al ver la gran influencia de este General. Entonces, lo acusó de conspiración y mandó a sus guerreros para que le trajesen su cabeza. Así comenzó la desesperada batalla de Awazugahara.
Los pocos guerreros fieles a Yoshinaka iban cayendo y Tomoe permanecía firme luchando con locura al lado de su amado esposo. Éste al saber que la muerte se acercaba, ordenó que ella escapase. Pese a estar en desacuerdo, obedeció la última orden de su marido después de que pereciese como un guerrero, llevándose su cabeza para evitar que cayese en manos enemigas.
Tras ésto, jamás se supo más de Tomoe Gozen. Unos relatos cuentan que se retiró a un monasterio, otros que se suicidó, y otros que volvió a casarse, al ser derrotada por un samurai llamado Wada Yoshimori. Algunas versiones más románticas cuentan que jamás abandonó a su esposo y pereció junto a él en el campo de batalla.
La leyenda afirma que logró más de 20 cabezas enemigas, la única confirmada por las fuentes es la del samurai Hachiro Moroshige.
***
La fuerza y belleza de Tomoe hicieron creer que se trataba de la reencarnación de una Diosa fluvial, en cualquier caso, es un personaje que ha ejercido una gran fascinación a los japoneses, y se ha mantenido presente hasta el día de hoy, reflejada en multitud de versiones de literatura, pintura, teatro, e incluso cómics y series de televisión.
***

Desde muy niña, siempre me llamó la atención la filosofía del antiguo Oriente, así como las Artes Marciales. Fué ésto lo que me animó a emprender su práctica aunque debo confesar que, entonces, no era tarea fácil. Se consideraba un deporte poco femenino, un mundo cerrado, exclusivo para hombres y, vivir en un pueblo pequeño..., no facilitaba en nada la tarea. Tuve que enfrentarme a una serie de prejuicios pero mi deseo era tan grande que nada pudo impedirme, ir tras su búsqueda. Afortunadamente, mis padres me ayudaron en todo cuanto pudieron, alentándome y mostrando su orgullo por mi constancia y autodeterminación...
Hoy, la historia de esta mujer, una de las guerreras samurai más famosas de la historia, debería servirnos de inspiración... Todas nosotras hacemos historia con nuestros pequeños-grandes gestos. No temas nunca alcanzar tu destino, incluso si has de romper las convenciones sociales impuestas por una sociedad no lo suficiente abierta y, sobre todo, no dudes nunca de tu CAPACIDAD, PODER Y FUERZA...
***
Si te caes siete veces, levántate ocho (Proverbio chino)
**
SS*
Siempre,
Mónica.